EL SUEÑO DE ADÁN

Adán soñaba con poblar

la Tierra

con hombres iguales a él;

pero esa tarde hubo

postre de manzanas y

debió conformarse con

llenar el mundo

con Caínes endebles que

más tarde forjarían su

propio plan:

limpiar la tierra de su padre,

mientras a alguien

se le ocurría algo mejor.

Christian Lugo de la Hoz

Licenciado en Lenguas modernas, universidad del Atlántico. Actualmente, adelanta estudios de especialización en Sagrada Escritura en la universidad Católica Lumen Gentium de Cali.